El vinagre de manzana es una solución obtenida por fermentación del jugo de manzana. Aunque tiene muchas características en común con el conocido vinagre de alcohol, es más adecuado para el cuerpo. Recientemente se ha vuelto muy popular entre las personas que quieren deshacerse del exceso de peso. ¿Es el vinagre de manzana realmente útil para adelgazar y cómo debe usarse en este caso?

¿Qué es el vinagre de manzana?

Esta bebida de color ámbar se produce combinando zumo, sidra o manzanas trituradas con levadura, dando como resultado la fermentación y el alcohol. Luego, se añaden bacterias para convertir el alcohol en ácido acético, que es la principal sustancia activa. El producto final contiene bacterias, enzimas y aminoácidos amigables. Entre ellos, son particularmente importantes los polifenoles, que tienen un fuerte efecto antioxidante, las pectinas, las vitaminas A, B, C, E y minerales como magnesio, potasio, calcio, cobre y fósforo.

El vinagre de manzana es bajo en calorías, una cucharada es de aproximadamente 3 kcal, además, a diferencia del vinagre de alcohol, tiene una reacción ligeramente alcalina, por lo que no acidifica el cuerpo, pero tiene un efecto positivo en el equilibrio ácido-básico.

Vinagre de manzana – propiedades

En cuanto a las propiedades saludables, se destaca el efecto del vinagre de manzana en la reducción de los niveles de glucosa en sangre, colesterol y triglicéridos, lo que influye directamente en una reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluidas las que ponen en peligro la vida, como los accidentes cerebrovasculares y los infartos. Algunos científicos creen que el vinagre de manzana también reduce la presión arterial, pero hasta ahora esto solo ha sido confirmado por estudios en animales. Un efecto anticanceroso no confirmado, aunque muy probable, también está presente, aunque solo sea por la presencia de polifenoles de fuerte acción que inhiben el desarrollo de los radicales libres.

El vinagre de manzana tiene un efecto antibacetriano, por lo tanto se utiliza a menudo para la desinfección, también es útil en el tratamiento de micosis y diversas infecciones de la piel, inflamaciones de la garganta, articulaciones y senos paranasales, infecciones del oído. También se utiliza para aliviar el dolor en músculos y articulaciones. Las compresas de vinagre proporcionan un claro alivio del dolor en las articulaciones, los senos paranasales, la garganta y los oídos.

Vinagre de manzana – usos

El vinagre de manzana también es ampliamente utilizado en la vida diaria. Como inhibe el crecimiento de la bacteria E. Coli, responsable del deterioro de los alimentos, se utiliza, por ejemplo, para la conservación de los productos alimenticios. Las propiedades antibacterianas del vinagre de manzana hacen que se lo utilice no solo para la higiene personal, es decir, para el cuidado del cabello, los dientes y la piel, sino también como producto de limpieza en la cocina o el baño. Estas propiedades del vinagre de manzana son particularmente apreciadas por aquellos que prefieren un estilo de vida ecológico.

Vinagre de manzana para adelgazar

El tratamiento que consiste en tomar una disolución de vinagre de manzana antes de las comidas principales, y cuyo objetivo es deshacerse del sobrepeso, es muy popular. Los estudios confirman que beber vinagre de manzana aumenta la sensación de saciedad, lo que contribuye directamente a la ingesta de menos calorías y, por lo tanto, a la pérdida de peso. No hay duda de que para las personas que luchan contra el exceso de apetito, especialmente para los dulces o la comida rápida, es mucho mejor consumir sistemáticamente vinagre de manzana para adelgazar que tomar algunos productos farmacéuticos.

Además, el vinagre de manzana limpia perfectamente el cuerpo de toxinas, lo que también tiene un impacto en el proceso de pérdida de peso. Además, estimula la producción de enzimas digestivas, lo que acelera el metabolismo. La pectina y otros componentes del vinagre de manzana ayudan a aliviar los problemas digestivos, normalizar los niveles de glucosa, desintoxicar el cuerpo y acelerar el metabolismo.

¿Cómo beber vinagre de manzana para perder peso?

Este producto es en principio seguro y no tiene efectos secundarios si lo usamo normalmente. Si realizamos un tratamiento de adelgazamiento, hay que hacer una disolución de agua (una cucharada de vinagre en un vaso de agua) y tomarla media hora antes de las comidas principales – desayuno, comida, precio.

Bajo ninguna circunstancia se puede exagerar la concentración o la cantidad de disolución que se bebe. De lo contrario, ¡podemos irritar la mucosa gástrica y provocar úlceras gástricas o descalcificación de los huesos!

Vinagre de manzana – receta

¿Cómo hacer vinagre de manzana en tu propia cocina? Es muy sencillo. Aquí tienes una forma casera y comprobada:

Necesitamos:

  • Kilogramo de manzanas
  • 1 litro y 1 vaso de agua
  • 20 dkg de azúcar
  • 1 dkg de levadura
  • pan integral.

Cómo prepararlo:

Pelar las manzanas, rallarlas o tirarlas a la licuadora. Poner la pulpa en un plato ancho, añadir agua, 10 dkg de azúcar, levadura y un trozo de pan integral. Cubrir con gasa y dejar actuar durante 10 días.

Revolver la mezcla varias veces al día con una cuchara de madera. Después de 10 días, filtrar la disolución a través de una gasa, añadir otros 10 dkg de azúcar al líquido puro y reservar durante un mes y medio. Después de este tiempo filtrar y verter en botellas. Guardar el vinagre en un lugar oscuro y fresco.

Vinagre de manzana – opiniones

Como de costumbre, las opiniones sobre los diferentes productos para adelgazar son variadas. Algunos usuarios elogian la eficacia del vinagre de manzana, otros dicen que no les ayudó en absoluto. Además, los partidarios tampoco están de acuerdo. Algunos piensan que el vinagre líquido es el mejor, especialmente si se hace en forma casera, mientras que otros prefieren el vinagre de manzana en pastillas.

No tomamos ningún lado y debemos citar una frase vieja y verdadera de que ninguno de los productos específicos será lo suficientemente eficaz si no tomamos el tratamiento de adelgazamiento de manera integral, es decir, no combinamos la suplementación con una dieta saludable y la actividad física.