La quema de grasa es un proceso que ocurre a ritmos diferentes, dependiendo del tipo de sobrepeso, de las condiciones individuales del cuerpo, pero sobre todo de las decisiones que tomamos en cuanto a la dieta, actividad física y suplementación. ¿Quieres conocer los métodos eficaces para estimular la quema de grasa y reducir el peso dos o tres veces más rápido? ¡Lee nuestros consejos para adelgazar!

1. Entrenamiento para quemar grasa

Hay muchas opiniones contradictorias sobre el entrenamiento para quemar grasa. Algunas personas recomiendan ejercicios cardiovasculares (aeróbicos), otras piensan que vale la pena elegir un entrenamiento de fuerza, otras creen que nada puede reemplazar los efectos del entrenamiento a intervalos. Resulta que todo el mundo tiene un poco de razón. Todo depende de en qué etapa de adelgazamiento nos encontramos y en qué tipo de actividad nuestro cuerpo reacciona mejor en un momento dado.

Por ejemplo, una persona con sobrepeso que no ha practicado ningún deporte hasta ahora y que ha empezado a hacer sesiones cardiovasculares de 40 minutos en una caminadora 4 veces a la semana notará una pérdida de grasa corporal grande y relativamente rápida. Por otro lado, una persona que ha estado haciendo ejercicio de manera similar durante dos años, no puede notar ninguna pérdida de peso o una pérdida mínima.

Si deseas acelerar la quema de grasa al máximo, siempre debes estar al día con las condiciones que tu cuerpo presenta. El cuerpo humano tiende a acostumbrarse rápidamente a una forma dada de actividad y con el tiempo comienza a manejar la energía más escasamente. Vale la pena diversificar los entrenamientos y aumentar gradualmente el nivel de esfuerzo. De esta manera mantendrás una alta tasa metabólica y tu gasto de energía será lo suficientemente grande para que tu cuerpo todavía alcance las reservas en forma de tejido graso.

Si eres principiante, haz entrenamiento aeróbico (ej. correr, aeróbico, nadar, montar en bicicleta estacionaria, etc.), practica regularmente, varias veces a la semana, un mínimo de 30 minutos, preferiblemente de 45 a 60 minutos. Entrena a un ritmo moderado, asegurándose de que la tensión oscile entre el 60-70% de la frecuencia cardíaca máxima. Calularás la frecuencia cardíaca máxima restando tu edad de 220. No tienes que hacer ejercicio con un pulsómetro, pero recuerda que el entrenamiento aeróbico no puede ser demasiado intensivo, llevando a una falta de aliento total, o demasiado lento y perezoso, sin saltos de pulso o aumento del sudor.

Si ya has tenido alguna experiencia con el entrenamiento cardiovascular y has notado que dejas de percibir resultados en forma de pérdida de peso regular, vale la pena introducir elementos de fuerza (por ejemplo, entrenamientos con pesas 2-3 veces a la semana), que incitan fuertemente los músculos a trabajar, causando un aumento en el gasto de energía. También puedes aprovechar los ejercicios de intervalos, que son muy eficaces para aumentar el metabolismo y estimular la quema de grasa. El entrenamiento a intervalos (HIIT) puede basarse en cualquier disciplina, sus cambios de intensidad y ritmo son importantes (un ejercicio determinado se realiza alternativamente con intensidad alta y moderada).

Los ejercicios para quemar grasa se pueden realizar en diferentes ciclos y disciplinas, lo más importante es ajustarlos a tus habilidades físicas, y a medida que tu cuerpo se acostumbre al entrenamiento, aplicar el principio de aumentar su intensidad. También vale la pena recordar introducir una dieta que apoye la quema rápida de grasa, sobre la cual leerás más adelante en este artículo.

2. Dieta para quemar grasa

El primer principio de una dieta para quemar grasas es reducir significativamente el consumo de carbohidratos simples. Pero no confundas limitarlo con la eliminación total. Una cierta cantidad de carbohidratos simples es necesaria para el buen funcionamiento del cuerpo, porque es un combustible para nuestro cerebro o músculos.

Es importante renunciar a los carbohidratos más insanos y traicioneros, escondidos en forma de dulces, patatas fritas, platos preparados, comidas rápidas (que además contienen un montón de grasas malsanas), bebidas coloridas. Una fuente mucho mejor de carbohidratos serán las frutas, los jugos sanos o los postres dietéticos preparados por uno mismo.

En una dieta para la quema rápida de grasas, vale la pena concentrarse en proteína que acelera el metabolismo y que, para ser digerida, necesita un mayor gasto energético por parte del organismo. Serán perfectos aquí: requesón, kéfir, yogures naturales, suero de leche, huevos, carne de ave magra, lomo, pescado.

Si está involucrado en la quema intensiva de grasa de su propio cuerpo, no olvides incluir productos de fibra (verduras, frutas, pan integral, granos gruesos, arroz integral, copos de cereales, salvado, granos y semillas, semillas de lino) en tu menú todos los días. La fibra dietética mejora el metabolismo y los procesos digestivos, aumenta la sensación de saciedad y previene los saltos de glucosa en la sangre, por lo que puede evitar los ataques de hambre y la búsqueda de calorías adicionales.

Otro consejo importante – mientras sigas una dieta para la quema de grasa, no renuncies a la grasa por completo. También es muy necesaria para el cuerpo, pero vale la pena limitar su consumo y elegir solo sus formas más saludables, tales como: aceite de buena calidad y aceite de colza, aceite de coco, aceite de linaza, nueces, almendras.

Descubre qué productos apoyan la quema de grasa en especial:

  • Guindilla – ya sea entera o en polvo, debe incluirse permanentemente en el menú. Contiene capsaicina y es el ganador indiscutible entre los termogénicos naturales. Aumenta la temperatura corporal y con ello intensifican los procesos metabólicos, lo que conduce a una quema de grasa más intensiva por el cuerpo.
  • Canela – tanto como guindilla, tiene propiedades termogénicas y aumenta el ritmo de metabolismo. La ventaja de la canela es su sabor peculiar, intrigante y su versatilidad de uso. Combina perfectamente con platos dulces y picantes. Al usarlo a menudo en la cocina, ¡luchas contra la grasa casi todo el tiempo!
  • Té verde – gracias a las catequinas y polifenoles ayuda a reducir la absorción de grasa de los alimentos, apoya activamente el metabolismo y aumenta el proceso de quemar el tejido graso acumulado.
  • Cúrcuma – esta especia oriental tiene un increíble potencial de adelgazamiento. Tiene un excelente efecto sobre la digestión (favorece la producción de jugos digestivos), mejora el metabolismo y, lo que es más importante, previene la formación de nuevas células grasas y activa el proceso de quemar el tejido graso almacenado.
  • Vinagre de manzana – puede ser un fuerte apoyo en el proceso de reducción de tejido graso. Contiene grandes cantidades de sustancias valiosas para nuestro sistema digestivo: pectinas, bacterias beneficiosas, ácidos orgánicos y enzimas. Estimula la producción de jugos digestivos, facilita la digestión de carbohidratos y grasas. Además, limpia el cuerpo de toxinas, estimula el metabolismo, participa en la reducción de los niveles de glucosa en la sangre y aumenta la sensación de saciedad. Nos hace consumir menos calorías y deshacernos de la grasa más rápido.
  • Pomelos – vale la penacomerlas tan a menudo como sea posible. Son excepcionalmente saludables, muy bajos en calorías y son una gran curacontra el apetito excesivo. Desintoxican el cuerpo, aceleran el metabolismo y estimulan la quema de grasa.

Cápsulas y pastillas para quemar grasa

Ya sabes cómo comer y cómo hacer ejercicio para intensificar los procesos metabólicos y acelerar la quema de grasa. Todavía hay un tercer factor, muy importante, gracias al cual los efectos de la pérdida de peso pueden llegar aún más rápido, es decir, la suplementación. Según dicen las personas que usan cápsulas y pastillas que favorecen la reducción de peso, los quemadores de grasa multicomponentes que tienen propiedades termogénicas y supresores del apetito, son la mejor solución.

Por ejemplo, uno de los suplementos dietéticos más populares para la pérdida de peso – Piperinox, contiene incluso 5 termogénicos: piperina, extracto de naranja amarga, jengibre, pimienta de cayena y guaraná. Junto a ellos está el cromo que es imprescindible para frenar el apetito. Estos dos grupos de ingredientes en un solo producto funcionan muy positivamente – los bloqueadores del hambre nos hacen mantener una dieta baja en calorías bajo control, y los termogénicos se encargan de intensificar el proceso de descomposición del tejido graso.

Vale la pena leer: Ranking de quemadores de grasa