Las bayas de Goji son la fruta de lycium, una planta de la familia de las Solanáceas, que crece en los climas subtropicales y templados del Tíbet, Mongolia y China, actualmente cultivada en muchos otros países del mundo. Debido a sus características extremadamente valiosas, las bayas del goji se han utilizado en medicina china desde hace mucho tiempo. A veces se las llama las frutas más sanas del mundo, se las utilizaban para curar muchas enfermedades, y sobre todo, como panacea para una juventud más larga y una buena condición psicofísica.

Bayas de goji – composición

Según los antiguos libros chinos, un sabio, gracias al consumo de frutas de lycium chinense, iba a vivir en buena salud durante 225 años. Creamos o no en el poder mágico de las bayas, debemos confiar en la investigación científica. Concretamente, ellas confirman el excepcional valor nutricional de estas frutas, que tiene un impacto en nuestra salud.

Las bayas de goji contienen muchos nutrientes importantes – vitaminas, minerales, aminoácidos, polisacáridos y otras sustancias valiosas. En primer lugar, son una fuente rica en carotenoides, incluyendo el betacaroteno. Goji contiene más vitamina C que fortalece la resistencia y más vitamina E (vitamina de la juventud) que cualquier otra planta.

También contienen vitaminas del grupo B, hierro, zinc y selenio, calcio, cobre, fósforo y germanio, que tiene propiedades anticancerígenas confirmadas. Además, las bayas del goji contienen los polisacáridos que consolidan el sistema inmológico, los ácidos grasos y los aminoácidos, incluyendo los que no sean producidos por el cuerpo; la zaxantina y la luteína que apoyan vista; y la fibra que mejora la digestión e influye de modo beneficioso en las personas que quieran adelgazar.

Bayas de goji – propiedades

La antigua medicina china atribuía a estas frutas la capacidad de regenerar los riñones y el hígado, así como las propiedades curativas útiles en las enfermedades pulmonares, cardíacas y reumáticas. Además, se creía que las bayas del goji retrasan el proceso de envejecimiento, llamándolas las frutas de la longevidad, que es altamente probable debido al contenido rico de antioxidantes.

La presencia de antioxidantes es de gran importancia no solo para los procesos de regeneración celular y para ralentizar su envejecimiento, sino también para la prevención del cáncer, en particular en lo que se refiere al cáncer gástrico, de colon y de próstata y al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Las frutas de goji también mejoran la vista y la condición de la piel, los músculos y los huesos, previniendo la osteoporosis. Alivian los problemas respiratorios, regulan la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, y dan fuerza y vitalidad.

También tienen un efecto beneficioso sobre el funcionamiento del sistema nervioso: mejoran el bienestar, alivian los nervios, facilitan el sueño, mejoran la memoria y la concentración, minimalizan los síntomas de la migraña. Se dice también sobre el efecto beneficioso de las bayas del goji en el sistema reproductivo. Aumentan la potencia en los hombres y normalizan el ciclo menstrual en las mujeres.

Bayas de goji para adelgazar

Cada persona que alguna vez ha intentado perder peso sabe adelgazar no es algo fácil. A menudo, ni una dieta estricta ni el ejercicio físico riguroso producen los resultados esperados. A veces el cuerpo necesita un fuerte estímulo para que el metabolismo se ponga en marcha y las calorías se quemen más rápidamente. Este impulso pueden ser precisamente las bayas del goji. Bajar de peso con su ayuda puede ser más rápido y fácil para nosotros. Aparte de muchas otras propiedades saludables e incluso terapéuticas, estas frutas tienen características que ayudan a reducir el tejido graso. Son tan conocidos por sus actividades que estrellas como Madonna, Angelina Jolie y Tom Cruise se han encargado de promocionarlos como alimentos saludables.

El poder adelgazante de las bayas del goji se debe, sobre todo, a la presencia de la fibra. Esta sustancia no solo facilita la digestión y el vaciado, sino también provoca una sensación de saciedad, bloqueando eficazmente el apetito. Una pequeña porción consumida cada día estimulará el metabolismo sin aportar demasiadas calorías y sin provocar, como ocurre con otras frutas, un aumento de los niveles de glucosa en sangre. Además, que también es importante durante la pérdida de peso, las bayas limpian el cuerpo de toxinas.

Bayas de goji – opiniones

Debe ser observado, sin embargo, que aunque las bayas del goji son indudablemente provechosas en pérdida del peso, los milagrosno ocurren po sí solos. No hay ningún alimento o suplemento en el mundo que pueda quemar grasa de manera efectiva y reducir el peso sin actividad física o hábitos alimenticios poco saludables. El ejercicio y una dieta equilibrada, baja en calorías, combinados con bayas de goji, son la receta más apropiada para conseguir y mantener una silueta delgada. Por lo tanto, vale la pena utilizarlas porque, aparte de ayudar a perder peso, nos aportarán una serie de otros beneficios para la salud.

Por lo tanto, me sorprenden algunas de las opiniones de los usuarios del Internet que se quejan de haber consumido las bayas del goji y no perdieron el peso en absoluto, y no mencionan el cambio de la forma de vivir. Es difícil discutir con tales comentarios a menos que uno sea consciente de que ninguno de los supuestamente milagrosos quemadores de grasa funcionarán si uno proporciona demasiadas calorías al cuerpo y no ayuda en absoluto a transformarlo en energía.

Bayas de goji – ¿cómo comerlas?

En nuestro mercado estas frutas están disponibles en forma de fruta seca y zumos orgánicos. Las bayas secas del goji son una adición excelente a los cereales del desayuno, a todas las clases de ensaladas, de cocteles, de bebidas, de productos horneados y de otros postres, pero también a las sopas y a las carnes. También forman parte de varios tés de hierbas y frutas. Además, tenemos a nuestra disposición los zumos de fruta del goji y cápsulas y pastillas que son muy cómodas de usar a diario y contienen una dosis determinada y segura.

No hay duda de que, como todas las bayas, las frutas de lycium chinense tienen muchas propiedades beneficiosas para el cuerpo. Sin embargo, estos excepcionalmente no pueden comerse tanto como uno quiera, no se debería comer más de 15-20 gramos al día. Se debe tener especial cuidado al tomar medicamentos sistemáticamente, y es mejor consultarlo a un médico, ya que las sustancias que contienen las bayas pueden interactuar con algunos medicamentos lo que puede resultar peligroso para la salud.

Bayas de goji – recetas, es decir, ejemplos de emplearlas en la cocina

La manera más simple de utilizar las bayas del goji es preparar un té saludable. Basta con verter agua hirviendo sobre las frutas secas, dejarlo tapado unos minutos y añadir una cucharita de miel. Esta dosis de vitaminas sin duda motivará al cuerpo a realizar mayor actividad.

Una manera igualmente fácil de comerlas es añadir una porción de bayas a las gachas de avena, cereal de desayuno, muesli, yogur. Molidos en un molinillo de café y mezclados con fresas y plátanos, dan como resultado unos batidos excepcionalmente sabrosos y llamativos.

Las bayas de lycium son también una deliciosa adición a las ensaladas. Por ejemplo, mezclar una porción de rúcula con una cuchara de aceite de oliva, añadir unos 20 dkg de queso feta o de cabra triturado, sazonar con zumo de limón o sal y pimienta, añadir una cuchara de bayas, mezclar y una deliciosa ensalada preparada. Podemos añadir fresas u otras frutas.

La versión más exigida son galletas de avena con bayas de goji. Mezclar un vaso de harina de centeno con una cucharita de polvo de hornear y 3 cucharitas de canela. En el segundo recipiente, mezclar el huevo con un vaso de leche, 4 cucharas de aceite y una cuchara de miel. Añadirlo a la harina, mezclar, añadir un vaso de avena y otro salvado de trigo, 50 gramos de bayas secas y la misma cantidad de arándanos.

Mezclar todo en una masa suave, formar galletas con una cuchara, ponerlas en una bandeja para hornear forrada con papel para hornear. Hornear por 15-20 minutos en un horno calentado a 200 grados.