La dieta de limón (desarrollada por el Prof. M. Tombak), que tiene como objetivo la desintoxicación completa del cuerpo y a la mejora integral de la salud y el bienestar, ha despertado recientemente un gran interés. El uso de los beneficios de los cítricos amarillos es también el dominio de muchos amantes de la pérdida de peso, que quieren deshacerse del exceso de peso y tomar unos cuantos vasos de agua con jugo de limón todos los días. ¿Es esta realmente una buena manera de estimular el proceso de la pérdida de peso?

Limón – propiedades, composición

¿El agua con limón adelgaza? Las opiniones son variadas, pero independientemente de si esta bebida realmente nos ayudará a perder peso o no, sin duda vale la pena tomarla debido al amplio efecto prosaludable del limón. Bebiendo una porción de agua con zumo de limón nos proveemos de un montón de vitaminas y minerales, nos damos una inyección de energía durante muchas horas, hidratamos el cuerpo, estimulamos el metabolismo y apoyamos los procesos de desacidificación y purificación del cuerpo de las toxinas.

Las vitaminas y bioelementos presentes en el limón son:

  • vitamina A,
  • vitamina E,
  • vitamina C,
  • vitaminas del grupo B,
  • potasio,
  • magnesio,
  • sodio,
  • calcio,
  • fósforo,
  • hierro.

El limón es también una fuente de valiosos flavonoides (incluyendo rutina, quercetina) con propiedades antioxidantes y reforzadoras del sistema inmunológico, terpenos que mejoran la digestión, aceites esenciales y fibra dietética que es importante para las pesronas que están adelgazando.

Agua con limón – efectos sobre el cuerpo

Debido a su rico valor nutricional, el efecto del limón en el cuerpo es multidimensional. Sin embargo, comer limón entero o beber jugo puro para muchas personas es problemático debido al alto nivel de acidez de la fruta. No hay nada malo en diluir el jugo de limón recién exprimido con agua y beberlo en esta forma todos los días. ¡La combinación de agua mineral y zumo de limón es la forma ideal de complementar el nivel de los electrolitos y “recargar las pilas” para todo el día!

Así es como el agua con jugo de limón funciona en tu cuerpo:

  • hidrata, iguala el nivel de potasio, sodio y otros electrolitos;
  • aumenta la inmunidad;
  • reduce la susceptibilidad a resfriados e infecciones;
  • gracias a su alto contenido en antioxidantes, reduce el estrés oxidativo, previene el envejecimiento del cuerpo y el cáncer;
  • estimula los procesos de regeneración del cuerpo;
  • influye positivamente en el funcionamiento de los vasos sanguíneos;
  • ayuda a reducir la presión arterial;
  • tiene un efecto ligeramente diurético y favorece la eliminación de las toxinas del cuerpo;
  • estimula la producción de enzimas digestivas, facilita la digestión;
  • estimula el metabolismo;
  • estimula la secreción de bilis, apoya la función hepática;
  • previene la acidificación del cuerpo, ayuda a restaurar el pH adecuado;
  • mejora la condición de la piel, haciéndola lucir más joven.

Agua con limón para adelgazar – ¿realmente ayuda?

Sí, el agua con limón puede facilitarnos lograr una figura delgada, pero si nos limitamos a beberla y no probamos otras medidas de reducción de peso, podemos esperar escasos resultados. Lo más beneficioso para nuestra figura será una combinación de tratamiento con limón con una dieta baja en clalorías y con actividad física. Un buen quemador de grasa también puede acelerar los efectos en la pérdida de peso – sería BurnBooster u otro suplemento líder en esta categoría.

¿Con qué frecuencia y en qué cantidades hay que beber agua con limón para perder peso? Ciertamente vale la pena intentar ser sistemático y tomarla todos unas 2 o 3 veces al día. Beber el primer vaso después de levantarse, antes de desayunar, tomar las siguientes porciones durante el día, por ejemplo, alrededor del mediodía y, luego, por la tarde.

Un vaso grande de agua tibia con jugo de un limón entero bebido con el estómago vacío es una excelente manera de estimular el metabolismo. Gracias a este tratamiento fácil, tu cuerpo quemará las calorías más eficientemente durante el día. Además, beber agua con limón por la mañana estimula la peristalsis intestinal y mejora el proceso digestivo, eliminando así el estreñimiento, la flatulencia y mejorando la regulación del ciclo de defecación.

Beber agua con zumo de limón todos los días mejora el metabolismo y la digestión. No sentimos una molesta llenura en el estómago, nuestra figura es más delgada, nuestro vientre no se parece a un globo inflado.

¿Cómo ayuda el agua con limón a perder peso? Muchas personas destacan que después de una porción de tal bebida, el hambre disminuye y es más fácil controlar el apetito. Esto se debe probablemente a la presencia de pectinas en el limón y a la capacidad de esta fruta para aumentar la sensación de saciedad y regular los niveles de azúcar en la sangre.

¿Cómo beber agua con limón para perder peso?

Hay muchas maneras para realizar el tratamiento con limón. Podemos tomar agua con zumo puro de limón o, para aumentar los efectos, enriquecer la mezcla con otros ingredientes con propiedades potenciadoras para la pérdida de peso.

Aquí hay algunos ejemplos de pociones adelgazantes con limón que vale la pena probar:

  • Agua con limón y cúrcuma – en un vaso de agua a temperatura ambiente verter el jugo exprimido de medio limón. Añadir un poco menos de media cucharadita de cúrcuma. Mezclarlo bien, beber medio vaso a la vez, mezclarlo de nuevo, bebaer el resto antes de que la cúrcuma se asiente en el fondo.
  • Agua con menta y limón – triturar un puñado de hojas de menta y colocarlas en un vaso. Verter agua caliente y dejar enfriar durante unos minutos. Añadir el zumo de medio limón, mezclar y beber.
  • Agua con limón y canela – verter unos 200 ml de agua tibia en un vaso, añadir media cucharadita de canela y 3 cucharadas de zumo de limón. Mezclar bien, beber.
  • Agua con canela, manzana y limón – verter unos 500 ml de agua mineral sin gas en una jarra de cristal. Añadir 2 manzanas cortadas en trozos pequeños, una cucharadita de canela y 1 jugo de un limón. Mezclar. Poner la mezcla en la nevera durante la noche. Por la mañana la bebida está lista para beber.
  • Agua con jengibre y limón – pelar y rallar un trozo de jengibre fresco (aprox. 2 cm). Verter con agua cálida. A continuación, añadir el zumo de medio limón. Mezclar y beber.
  • Agua con limón y chile – añadir a un vaso de agua tibia una pizca grande de chile molido (pimienta de cayena) y jugo de la mitad de limón. Mezclar y beber
  • Agua con zumo de limón y pomelo – exprimir zumo de la mitad de pomelo y la mitad de limón, verter unos 200 ml de agua tibia, mezclar y beber. Además, la bebida puede servirse con una pizca de chile.
Rate this post